UCUR, Udelar

Presentes: Los detenidos desaparecidos son parte de las historias universitarias

Desde 1996 en Uruguay se marcha en silencio para recordar a los detenidos desaparecidos de la última dictadura cívico militar (1973-1985). Aunque la fecha refiere al asesinato en Buenos Aires de los uruguayos Héctor Gutiérrez Ruiz, Zelmar Michelini, Rosario Barredo y William Whitelaw en 1976, son las imágenes y los reclamos de los desaparecidos los que esta marcha invoca. En cada nueva edición, la Universidad de la República adhiere a la convocatoria. Hoy, en una situación tan diferente, sin poder marchar por nuestra avenida principal, desde el AGU queremos aportar el recuerdo de docentes y estudiantes desaparecidos al incluirlos en nuestra base de datos Historias Universitarias:

La lista es larga porque, como han enfatizado los analistas de los procesos de radicalización política y autoritarismo gubernamental de los años sesenta y setenta, muchos intelectuales y estudiantes se sumaron a las organizaciones que propulsaron formas más o menos radicales de cambio social y fueron brutalmente reprimidas durante las dictaduras del Cono Sur.

Queremos contar algunas ideas y criterios que nos guiaron en la confección de esta lista.

Para empezar, nos pareció pertinente volver sobre los aportes que el equipo universitario dirigido por José Pedro Barrán, Gerardo Caetano y Álvaro Rico hizo a las políticas de derechos humanos definidas por la Presidencia de la República en 2005. La información que ahora presentamos fue extraída de los copiosos volúmenes de Investigación histórica sobre detenidos desaparecidos en cumplimiento del Artículo 4 de la Ley 15848. Esos tomos presentan en forma metódica la información disponible sobre cada detenido desaparecido con énfasis en el momento de su detención y en los esfuerzos de denuncia y búsqueda, de verdad y justicia, que le siguieron. Describen también los diversos operativos contra las organizaciones donde esas personas militaban para dar cuenta del alcance y la sistematicidad de las prácticas represivas. Para actualizar la información recurrimos a las fichas disponibles en el sitio de la Secretaría de Derechos Humanos para al Pasado Reciente de la Presidencia de la República.

Luego de identificar a quienes fueron estudiantes (los más) o docentes (sólo un puñado), recogimos las señas más básicas de sus vidas (fecha y lugar de nacimiento, nombre de los padres, vínculos universitarios, espacios de militancia, momento de detención, etc.). Privilegiamos esos datos de sus trayectorias vitales, casi todas tan cortas, por sobre el recuento de la mucho más larga historia de las averiguaciones incansables sobre su paradero por parte de sus familiares y las organizaciones derechos humanos, que se puede encontrar en las fuentes recién referidas.

Al ir armando las fichas de nuestra base, nos fuimos dando cuenta de que sus nombres aparecían también en documentación disponible en el acervo del AGU. El rastro documental nos llevó directamente a la colección Trayectorias Universitarias, donde reunimos donaciones de militantes estudiantiles de diferentes generaciones, en algunos casos compañeros de estudio y lucha de estos desaparecidos. El mismo camino nos condujo a varios de los Archivos Privados, donde podemos encontrar documentación de diferentes facetas de personas que tuvieron trayectorias destacadas en la Udelar.

No hemos tenido tiempo para ahondar mucho más. La información que estamos publicando es todavía somera. Preferimos incorporar a todos los que detectamos como detenidos desaparecidos vinculados a la Udelar con sus datos mínimos y dejar la invitación abierta a relatos más detallados en clave biográfica. Pablo Messina fue el primero en aceptar el reto de escribir sobre María Rosa Silveira, investigadora del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, donde él trabaja en la actualidad. Esperamos recibir pronto otros aportes de este tipo. De modo similar, nos gustaría saber si el listado puede ampliarse con nombres que no hayamos registrado en esta primera búsqueda pero que miradas más atentas identifiquen como universitarios.

Esta lista busca primordialmente enriquecer una base de datos que pretende estar abierta a las historias múltiples que ha albergado nuestra casa de estudios a lo largo de sus 170 años de existencia. El proyecto tiene su origen hace más de dos décadas, cuando la historiadora Blanca París de Oddone coordinó un diccionario biográfico de personalidades relevantes en términos académicos y de política universitaria para festejar el sesquicentenario de la Udelar. A partir de 2015, cuando lo adoptamos en el AGU bajo el formato digital que ahora usamos, el universo comenzó a ampliarse hacia otros confines para entender mejor una peripecia institucional que no estuvo exenta de contradicciones, caminos truncos, memorias soslayadas.

Hoy decimos que son también historias universitarias las de estos cuarenta detenidos desaparecidos que recién nombramos.